A Santiago por San Pedro

A Santiago por San Pedro, es el título del libro escrito por Eugenio.

Conozco a Eugenio y ahora también conozco el libro.

Y me ha parecido interesante hacerle una entrevista al autor.

Así me estreno, porque es la primera entrevista que le hago a un escritor.

Y como no hago más que hablar de Eugenio, supongo que lo primero es que los lectores sepan quien es Eugenio.

Esa es la primera pregunta:

¿Quién eres Eugenio?

─¿Qué quién soy? ¡Vaya pregunta!

Quisiera ser un sencillo y buen sacerdote salesiano.

Un cristiano que ha recibido la gracia enorme de ser invitado a vivir el carisma salesiano como sacerdote consagrado.

A la Auxiliadora, Madre y Maestra la he sentido cercana siempre.

¿Estaré correspondiendo a la gracia recibida sirviendo a los demás con alegría y de corazón?

Ojalá, sobre todo los niños y jóvenes con los que he tratado, lo sientan y lo hayan percibido así.

¿Este es tu primer libro? ¿Cuántas obras tienes publicadas?

─Nunca pensé en escribir libros. Fue un salesiano el que me estimuló a escribir.

Ante mi negativa a escribir por falta de pericia en el oficio él me repetía una y otra vez:

“A nadar se aprende nadando, a escribir escribiendo. Escribe y así irás aprendiendo”.

A Santiago por San PedroY aquí me ves, aprendiendo a escribir y constatando que me queda mucho por aprender.

¿”Obras” publicadas? ¿“Obras”? De “obras” nada. Simplemente libros y libros sencillos de andar por casa. Escribí dos libros de pedagogía catequética para catequistas (pedagogía básica) en la editorial salesiana CCS, que han tenido muy buena acogida.

Un libro celebrando las Bodas de Oro del Colegio Calvo Sotelo editado por la Diputación de A Coruña.

Y otro de tirada familiar y al que yo le tengo mucho cariño, “¡Cuéntame, cuéntame!”.

El resto son colaboraciones sobre todo en los materiales catequéticos de Galicia en la editorial PPC.

Artículos en algunas revistas sobre todo en “Catequistas” de CCS.

Ahora estoy escribiendo una colección de folletos titulada

“Santiago con mirada salesiana”

(El profeta que sonríe; la Concha del peregrino; el Pórtico de la Gloria; el Botafumeiro…).

¿Qué diferencia hay entre este libro y los anteriores?

─Los anteriores fueron fruto de mi pasión por la catequesis.

También por mostrar que la espiritualidad cristiana, y en concreto la salesiana, hace a las personas más felices, maduras y realizadas.

Éste, sin embargo, nace del interés que he sentido siempre por la historia y el arte; fui profesor en León y en Vigo de estas materias.

Alguno de los antiguos alumnos de Vigo me conoció impartiendo estas asignaturas.

¿Qué te ha motivado a escribirlo?

─Las motivaciones han sido varias.

Una lejana, del final de los años ochenta del siglo pasado. Otra más cercana.

La más lejana.

Nace de la invitación a Don Antonio Fraguas, fundador del Museo do Pobo Galego en Santiago, a dar una charla en el Centro Don Bosco sobre curiosidades del barrio.

Al final de la misma nos lanzó este reto:

“Esto, como han podido escuchar, está muy verde. ¿Por qué no se anima alguno de ustedes a estudiar más a fondo el asunto y a escribir luego algo?”.

Un joven del barrio y yo recogimos el guante.

Y empezamos a recopilar historias, leyendas y curiosidades.

Todo quedaría en un sueño.

A los pocos meses me trasladaron a La Coruña y aquello quedó en el olvido.

La más cercana.

Al dejar la parroquia de Vigo me destinaron de nuevo a Santiago.

Cuando llegué, los salesianos acabábamos de hacernos cargo de la Parroquia de San Pedro, que iba a celebrar al año siguiente sus bodas de oro en vísperas de un Año Santo Compostelano.

Habría que hacer algo para festejar estas efemérides parroquiales.

¿Sabes qué fue lo primero que me vino a la cabeza?

Pues sí. Aquél libro soñado antaño.

Lo haría con una mirada más amplia.

Desde el barrio trataría de asumir el espíritu profundo del peregrinaje y de la ciudad de Compostela.

¿Por qué crees que debemos leerlo?

─¿Deber? Animo a leerlo y los que ya lo han hecho me han comentado que les ha merecido la pena.

Me dicen que disfrutaron leyéndolo.

Les ayuda a saborear y saber más de Santiago de Compostela.

Es un libro diferente sobre la ciudad pues te ayuda a meterte en su entraña secular más íntima.

Partiendo siempre de lo sencillo, de lo pobre, de lo popular.

Espero que te ayude a caminar por el Santiago medieval participando en sus leyendas e historias.

A pasear por actuales o antiguos y desaparecidos monasterios haciéndote presente en su vida diaria y en sus secretos más íntimos.

Te desvelará algunos de los misterios de Compostela y de sus cofradías centenarias.

Saludarás y escucharás a peregrinos que te contarán la fulgurante luz que supuso para ellos el peregrinar a la tumba del Amigo del Señor.

Como dice la contraportada

“a través de un barrio del casco antiguo, San Pedro, del que fue y del que es, entraremos en el corazón de la ciudad del Apóstol: Compostela. Toda una aventura.”

Hay otra razón: Yo no escribo por escribir.

Mi objetivo con cada libro o folleto es que al año de publicarse los que me hayan leído puedan ser, gracias a ello, un poquito más felices y ser más conscientes de una de las fuentes más importantes de la felicidad, Jesús.

¿Autopublicación o editorial?

─En esta ocasión he preferido “Autopublicación”.

No es un libro propiamente comercial.

Celebra las bodas de oro de una parroquia con una finalidad solidaria.

Los beneficios que se obtengan, después de pagar el costo del libro, se enviarán a la Procura de las Misiones Salesianas de Madrid.

¿Para qué finalidad?

─Obtener unas prótesis o sillas de ruedas para niños que se hayan quedado sin piernas a causa de las “bombas trampa”.

Este barrio y ciudad nació y vive contemplando peregrinos-caminantes.

Tiene la ilusión de conseguir que algún niño pueda volver a sentir la alegría de andar y caminar aunque sea torpemente.

Explícanos donde podemos adquirirlo.

─En Vigo, en la librería salesiana.

He de decir con grata sorpresa que se están agotando los 750 ejemplares que se imprimieron.A Santiago por San Pedro

En Santiago ha tenido una gran aceptación no sólo en el barrio sino también en toda la ciudad.

Han contribuido a ello la prensa y la radio que han sido muy generosos en notificaciones, entrevistas, artículos… no sólo en el momento de la presentación del libro sino en días posteriores.

¿Da mucho trabajo escribir un libro? ¿Cuál es la mayor dificultad?

─Un libro es fruto del trabajo de muchas horas y de muchos días.

Hay que redactar un primer esquema mártir.

Empezar a trabajar sobre él leyendo y estudiando diversos autores o investigadores que han tratado sobre este o el otro punto.

Te encuentras en las fuentes a veces contradicciones que hay que intentar aclarar, discernir y al final tomar opciones.

Parte será también trabajo de campo, hablando con personas o pateando lugares.

El libro pretende ser de lectura amena, familiar, sencilla; eso hay que afanarlo.

Hay que buscar un género literario que dé ese resultado. Mientras, depurar una y otra vez contenido y estilo.

Sí, quitar, podar… para que aunque se reduzca el contenido y sea más ágil su lectura.

Me han dicho que tiene una muy buena fotografía.

─Y te han dicho bien.

Yo digo que este libro está realizado a tres manos.

Tiene muchas y muy buenas fotografías.

El fotógrafo, Luis Miguel Castaño, es un profesional de primera; antiguo alumno salesiano de Atocha, Madrid; afincado desde hace años en Santiago.

Puso a disposición del maquetador un arsenal rico y variado de instantáneas que ayudan y mucho a que sea un libro muy visual.

El maquetador, Natanael Maudo, es también un profesional del oficio ofreciendo una presentación y acabado preciosos.

Natanael es antiguo alumno salesiano de Avilés, afincado también aquí hace unos años.

Los dos han realizado un servicio generoso y gratuito.

Un brindis de agradecimiento y felicitación a ambos. Ellos también son autores de estas páginas.

¿Algo más Eugenio?

─Vale ya, Jesús. Que esto se hace largo. Gracias por tu interés y por haberme regalado algo tan preciado como es tu tiempo.

Gracias a todos los que se harán con el libro.

Ellos también nos regalarán lo más preciado que tienen, su tiempo.

Gracias por este don que nos hacéis.

Como nos dice Don Ángel Fernández, el sucesor de Don Bosco, en el aguinaldo de este año 2021, “Nos mueve la esperanza”.

Caminantes de la vida que somos todos hacia la Casa del Padre, peregrinos en Esperanza ¡Adelante!

Hablan que las últimas palabras de Don Bosco a la Familia Salesiana en su llegada a la Meta fueron: “¡Adelante!

Con la mirada puesta en el Señor ¡Siempre adelante!”.

Es otra manera de decir el grito de los peregrinos “¡Utreia e suseia!” Más lejos, más alto. Buen camino.

Un saludo cordial a todos los de Vigo.

Gran parte de mi corazón sigue en Vigo y en tantas personas a las que quise y quiero y con las mantengo grata amistad. Gracias.

Aquí termina la entrevista a Eugenio González Dominguez SDB. Veo su sonrisa salesiana en cada de sus palabras.

Yo ya he comprado el libro.

Os aseguro que vale muchos más que lo que he pagado por el.

Ya lo sabéis: A Santiago por San Pedro.

 

Jesús Muñiz G.

A Santiago por San Pedro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.