Arenga a los costaleros

Arenga a los costaleros de la Virgen

Un sacerdote se agacha delante del paso: arenga a los costaleros de la Virgen antes de la procesión.

El consiliario de la Hermandad de la Sentencia de Córdoba, se agacha ante un paso de la Virgen para arengar a los costaleros que se preparan, momentos antes de la procesión.

Un discurso perfecto y catequético sobre la Virgen María:

«Si el mundo tiene esperanza es porque una mujer dijo sí.

Y esa es la que vosotros lleváis encima.

Si Dios pudo poner su corazón revestido de nuestra carne es porque una mujer dijo sí.

Aquí estoy para hacer tu voluntad. Aquí está la esclava.

Y esa mujer es la que vosotros lleváis encima.

Es la madre del Señor, la madre de Dios. Es la madre de todo lo divino.

La madre de la Esperanza.

Es la que además de dar a luz a su hijo, le sigue como su fiel discípula.

María no solo es disponible, María es fiel a la voluntad de Dios. Nunca tuvo otro proyecto que hacer la voluntad de Dios.

Gracias a Ella nosotros sabemos lo que es el amor.

El camino del amor y la vida. Todo se lo debemos a María.

Y esa es la que lleváis vosotros. Delante va el fruto del vientre de María. Pero todo pasa por María. María es la modelo, María es tipo, es figura, ideal…

El orgullo de llevarla tiene que explotar en vuestros hombros.

Tenéis que llevarla con dignidad y la dignidad brota de un corazón puro.

Sé un digno hijo de esa Madre.

Muestra orgulloso lo que es ser madre, ser mujer y decirle siempre sí a Dios cada mañana.

Ella nos enseña a decir sí, aunque todo el mundo diga lo contrario. Aunque lo sentencien. Ella dijo sí. Y tú esta tarde vas a mostrarle al mundo que hay que ser como María. El sí siempre en la boca.

Ella disponible para Dios, ella fiel para seguirle hasta la cruz para ser con Él corredentores.

Dios te pide que testimonies. Te pide que le sigas. Dios te pide que seas como María.

No te olvides en todos los apuros de las últimas palabras de María en el Evangelio.

Si queréis transformar vuestra vida, si queréis que no os falte la alegría ni la paz: haced lo que Él os diga. Y el agua se convierte en vino. La tragedia en fiesta. Siempre que como Ella digamos: aquí estoy para hacer tu voluntad.

Llévala con orgullo, con alegría. Llévala presumiendo de madre y que Ella pueda presumir de ti. Porque también tú sigues a su Hijo.

Buena estación de penitencia a todos y que María os bendiga durante todo el año.»

Me ha emocionado esta arenga a los que se disponen a cargar sobre sus hombros la imagen de María Santísima.

Nosotros estamos iniciando este mes de mayo, un mes entero dedicado a nuestra Madre del cielo.

Apliquémonos esta arenga y salgamos de nuestra monotonía y rutina y manifestemos a la Virgen nuestro amor y ternura con más entusiasmo.

Ella lo merece todo de sus hijos. No seamos rácanos con nuestra Madre.

Arenga a los costalerosLuciano García Medeiros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.