Pequeños detalles

Pequeños detalles, en nuestro caminar diario, nos sorprenden y enseñan a la vez. Hace algún tiempo tuve que viajar a la capital. Al regreso, en la estación de autobuses, después de localizar la dársena de mi autobús, aun disponía de media hora antes de la salida. Me dirigí a una de las cafeterías de la estación para tomar algo caliente y amortiguar el malestar de mi estómago. Le pedí un té a la señorita que…

"Pequeños detalles"

Caminar descalzo

Caminar descalzo es una experiencia necesaria para leer la vida. Cómo el médico me recomendó caminar, mi esposa y yo fuimos caminando a visitar a unos amigos que viven cerca. En cuanto llegamos, tras los saludos, me pareció que mi esposa se convertía en el muro de las lamentaciones para la de mi amigo. Toda una odisea de contratiempos, enfermedades, problemas y demás acontecimientos que jalonan la vida de los mortales. Más tarde, tomando un…

"Caminar descalzo"

Rumiar recuerdos siempre es bueno

Rumiar recuerdos siempre es bueno. Aprovechar esos momentos donde uno se siente a gusto. Como al despertar, antes de levantarte, y te quedas en la cama unos minutos. Cuando recuerdas vuelves a vivir ese tiempo feliz, esa vivencia que se ha quedado en el corazón, para alimentar tu despensa. ¿Quién no tiene momentos felices para recordar? Esos son tiempos azules. A donde puedes volver cuando quieras. La memoria, nuestra memoria, lo guarda todo para siempre.…

"Rumiar recuerdos siempre es bueno"

Las novelas históricas

Las novelas históricas son una de mis lecturas predilectas. Me encantan las novelas históricas. En ellas los personajes de ficción conviven con personajes históricos y viven, desde la fantasía y documentación del autor, hechos históricos. Si la novela está bien documentada, a través de la palabra escrita, vives en la imaginación esos momentos de la historia. Puedes vivir las batallas de Aníbal con los romanos, la construcción de las pirámides o la prodigiosa vida de…

"Las novelas históricas"

Uno de nuestros sentidos es vital

Uno de nuestros sentidos es vital: el tacto. No se puede vivir sin el tacto. Nuestro cerebro se colapsaría. Hemos nacido así: el contacto es necesario. Ya desde el momento de nacer aprendemos tocando. Con nuestras manos lo tocamos todo. Lo que más nos gusta es tocar a mamá. Sentir la mano de mamá en nuestra piel es lo mejor del mundo. Por eso aprendemos a llorar, porque cuando lloro mi mamá me coge en…

"Uno de nuestros sentidos es vital"

La pérdida del olfato

La pérdida del olfato es algo muy molesto. Cuando tienes un resfriado, se atasca la nariz, pierdes olfato y la comida no te sabe. Entonces te das cuenta de que los olores son una parte importante de la vida. Ahora, con el coronavirus, lo saben muy bien quienes han perdido ese sentido porque el virus infecta las células que informan de los aromas que llegan a nuestras narices. Me he enterado que eso se llama…

"La pérdida del olfato"

El silencio me envuelve al despertar

El silencio me envuelve al despertar, cálido y suave como una sábana de seda. Me vienen a la memoria los versos de Fray Luis de Leon: “¡Qué descansada vida la del que huye del mundanal ruido, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido;”. Poco a poco, van llegando a mis oídos, los sonidos familiares de la mañana: un gallo, un perro, algún coche… Yo…

"El silencio me envuelve al despertar"

Empezar un día nuevo es estrenar

Empezar un día nuevo es estrenar una etapa más de la vida, y estrenar es algo que gusta y alegra, así es como hay que iniciar el día, sintiendo el abrazo de la luz que nos envuelve y hace cosquillas. Un grupo representaba cuentos para los niños y me quedé a verlo. Había pocos niños, aunque bastante mayores. Y es que nos divierten las cosas de los niños, porque en el fondo nunca dejamos de…

"Empezar un día nuevo es estrenar"

Noche de gala

Noche de gala. Las mujeres se engalanan y lucen esplendidas. Me recuerdan las flores, mustias y arrugadas en la noche, estiran sus pétalos de colores al sol. Al despertar el sol ilumina y calienta. Es el momento de abrir la sonrisa a la vida.   A veces el ruido que nos envuelve no nos deja oír a la persona que nos habla. El silencio es tan agradable. Recuerdo aquel proverbio árabe: si lo que vas…

"Noche de gala"

Soñé que vivía

Soñé que vivía, desperté y mi sueño se hizo realidad. Recuerdo a un señor andar la calle con toda ligereza, apoyando las manos en el suelo y darse un impulso hacia delante con el cuerpo, porque sus piernas están atrofiadas, son enanas. Lo sorprendente es la sonrisa y alegría con que saluda a la gente. Pienso que la felicidad no está en tener, sino en ser. Tuve que tomar un taxi. Durante el trayecto el…

"Soñé que vivía"