Los gorriones no me permitían conciliar el sueño

Los gorriones no me permitían conciliar el sueño. Ocupaban todos mis pensamientos. Después de acompañar a Alicia a su casa, seguía como en trance. Todavía no encontraba explicación a que alguien anodino como yo, pudiera ser elegido por alguien como Alba, una científica de prestigio. Hasta ahora mi vida era un barco sin rumbo. Llevaba una vida tranquila, sin objetivos. Sabía algo de inglés, francés, alemán, italiano y portugués. Tocaba un poco la flauta. Podía…

"Los gorriones no me permitían conciliar el sueño"

Los gorriones eran su vida

Los gorriones eran su vida, no paraba de hablar de ellos, hasta me parecía que hablaba como ellos. Sus palabras salían a borbotones, en una serie interminable, incansable, como un torrente. Y lo cierto es que era un placer escucharla, porque aquello que decía era su vida, su motivación. Verdaderamente los gorriones eran su vida. Sus conocimientos sobre la materia me hicieron sentir como que hablaba con una enciclopedia. ─ ¿En qué piensas? ¿Me estas…

"Los gorriones eran su vida"

El canto de los gorriones

El canto de los gorriones, decía el asunto del correo que recibí hace unos días. Un correo inquietante y sorprendente con este contenido: Señor M espero que perdone mi intromisión en su vida. Desde hace tiempo me complace leer sus artículos. De alguna manera forma parte de mi vida. Me encuentro reflejado en algunas de sus historias. Quiero contarle mi historia, una historia que no puedo guardar y necesito contarla. Mi nombre es León Jaramillo…

"El canto de los gorriones"

La vieja vendedora

La vieja vendedora es la quinta y última parte del cuento En donde está el amor allí está Dios. De pronto vio detenerse, precisamente frente a su ventana, a una vieja vendedora ambulante, que llevaba en la mano un cestito de manzanas. Pocas quedaban, pues, sin duda, había vendido la mayor parte. Iba, además, cargada con un saco lleno de leña, que debió recoger en los alrededores de alguna fábrica de carbón, y regresaba a su…

"La vieja vendedora"

La forastera

La forastera es la cuarta parte del cuento En dónde está el amor allí está Dios. He aquí que, frente a la ventana, aparece una mujer con medias de lana y zapatos de campesina y se arrima a la pared. Martín, inclinándose, mira a través de los cristales y ve a una forastera con un niño en los brazos apoyada en el muro y volviendo la espalda al viento. Trataba de abrigar a su niño,…

"La forastera"

El soldado Stepanitch

El soldado Stepanitch es la tercera parte del cuento En dónde está el amor allí está Dios. Se llamaba el soldado Stepanitch, y vivía en casa de un comerciante de la vecindad, que le tenía recogido en consideración a sus años y a su extrema pobreza. Por darle alguna ocupación compatible con su edad, le había encargado de auxiliar al portero. El viejo soldado se puso a quitar la nieve ante la ventana de Martín.…

"El soldado Stepanitch"

La lectura

La lectura es la segunda parte del cuento En dónde está el amor allí está Dios. Cuanto más avanzaba en la lectura, más clara cuenta se daba de lo que Dios quería de él y cómo hay que vivir para Dios. Con ello iba penetrando dulcemente la alegría en su alma. Antes, cuando se iba a acostar, suspiraba y gemía evocando el recuerdo de su hijo; ahora se contentaba con decir: ─¡Gloria a Ti! ¡Gloria…

"La lectura"

En donde está el amor allí está Dios

En donde está el amor allí está Dios, es un cuento de Navidad de León Tolstoi en 1885. Se trata de una revisión de la historia “Le pére Martín” escrita por el pastor protestante francés Ruben Saillens (1855-1942) y publicado en 1881 en Toulouse. El maestro ruso leyó una traducción en ruso, que no mencionó al autor, entonces reelaboró y amplió la historia en Rusia. En 1886 el cuento se incluyó en un volumen publicado…

"En donde está el amor allí está Dios"

Navidad de un poeta

Navidad de un poeta. Al abordar el misterio de la Navidad sufrimos una doble tentación Mitificarla tanto que la reducimos a una narración maravillosa, bella, conmovedora, con poca realidad y menos significado. Desmitificarla tanto que acaba siendo un puro dato desnudo sin revelación. Evitar una interpretación “celeste” o ser reducida a un hecho más dentro de la cerrada causalidad histórica sin ninguna novedad. La Palabra se hizo carne (Jn 1,14); Lucas insiste en la acción…

"Navidad de un poeta"