Un encuentro no casual

Un encuentro no casual fue el que tuve el Domingo de Resurrección. Había asistido a la Vigilia el sábado a las nueve en la parroquia. Era aun de día cuando se hizo el fuego, con el que luego se prenderían las velas, para simbolizar la salida de la oscuridad a la luz de Jesús. Era de noche cuando volví a casa. Mi sombra se proyectaba en el camino con la luz de las farolas a…

"Un encuentro no casual"

Recuerdo de Agatha Christie

Recuerdo de Agatha Christie, es lo que traje conmigo de mi viaje al Puerto de la Cruz. Al dar un paseo por los alrededores, descendiendo por una calle, en la esquina, a la derecha, nos encontramos con la parroquia de San Amaro. Una ermita que data de 1591. Frente a la ermita, cruzando la calle, hay una pequeña plaza mirando al mar, con grandes palmeras y dos esculturas a la derecha, casi escondidas al atardecer.…

"Recuerdo de Agatha Christie"

Muyoyo se quedó solo

Muyoyo se quedó solo. Apenas asomaba el sol por el horizonte cuando abandonó la casa. Su mamá ya no estaba, se había ido a ese lugar de donde nadie vuelve. Estaba solo. Empezó a caminar de espaldas al sol. Cerca, a dos horas de camino, vivía la familia de Nomusa. Nomusa era su amiga y creía que no lo dejaría estar solo. Caminaba despacio porque no quería cansarse pronto. Tenía hambre. Hacía muchas horas que…

"Muyoyo se quedó solo"

Mi primer día a solas con los gorriones

Mi primer día a solas con los gorriones, amaneció lluvioso. Desayuné rápidamente, una ducha veloz y al momento me fui a buscar a Alba y Alicia para llevarlas al aeropuerto. Ya me estaban esperando en el portal cuando llegué. En diez minutos llegamos al aeropuerto. Bajaron las maletas y nos despedimos sin más. Parece que ninguno de los tres quería prolongar la despedida. Me volví a casa. Los gorriones, con la lluvia estarían resguardados. En…

"Mi primer día a solas con los gorriones"

Una visita extraordinaria

Una visita extraordinaria, cambió mi vida, hace muchos años. Faltaba poco para cerrar la librería. La tarde estaba entrada en el ocaso. Había sido un día intenso. Me sentía cansada, diría que agotada. Después de haber colocado en su sitio, los libros desperdigados aquí y allá, y apagar algunas luces, la tienda quedó en semi penumbra. Me senté en el taburete que también hacía las veces de escalera y me recosté en la estantería detrás…

"Una visita extraordinaria"

Los gorriones estaban felices

Los gorriones estaban felices en la finca. Revoloteaban por todas partes y el bullicio de sus cantos llenaba el ambiente. Después de la comida aún fuimos a saludarlos antes de acudir al estudio del arquitecto amigo de Alicia. En la puerta una plaquita: “Leonardo Ortega Quirós, arquitecto”. Enseguida que Alicia pulsó el timbre nos abrió la puerta un muchacho sonriendo. ─Hola Alicia. ─Alba, mi tía y mi amigo León. ─Encantado. Mi nombre es Sergio. Síganme…

"Los gorriones estaban felices"

Fui a comunicar a los gorriones

Fui a comunicar a los gorriones la gran noticia antes de ir a buscar a Alba y Alicia. Era la primera vez que iba yo solo. Me sentía un poco nervioso. Como un niño que da los primeros pasos. En cuanto llegué al lugar, toqué en la flauta un saludo. Al momento llegaron los gorriones y cantaban a alegres en mi entorno, se posaban en mis hombros, en mi cabeza y hasta en la flauta.…

"Fui a comunicar a los gorriones"

Los gorriones fueron pacientes maestros

Los gorriones fueron pacientes maestros y disciplinados alumnos. Se esforzaron en que yo aprendiera el lenguaje de su canto. Y pusieron toda su atención en comprenderme. Nos habíamos impuesto unos horarios. La mayor parte de los días nos acompañaba Alicia. Dedicábamos un par de horas a la clase con los gorriones. Por la tarde después del café yo iba a su casa y allí completábamos la lección del día, con las grabaciones, el piano y…

"Los gorriones fueron pacientes maestros"

Los gorriones estaban muy alborotados

Los gorriones estaban muy alborotados. Es como si ya supieran lo que íbamos a hacer. Nos sentamos en el banco. Entonces Alba me indicó que sacara la flauta. Luego dijo a los pajarillos que yo iba a tocar para hablarles. A continuación me invitó a saludarlos. Así lo hice, repitiendo los sonidos de saludo que Alba me había enseñado. Enseguida cantaban repitiendo mi saludo una y otra vez. Y yo los entendía. Distinguía perfectamente su…

"Los gorriones estaban muy alborotados"

Los gorriones no me permitían conciliar el sueño

Los gorriones no me permitían conciliar el sueño. Ocupaban todos mis pensamientos. Después de acompañar a Alicia a su casa, seguía como en trance. Todavía no encontraba explicación a que alguien anodino como yo, pudiera ser elegido por alguien como Alba, una científica de prestigio. Hasta ahora mi vida era un barco sin rumbo. Llevaba una vida tranquila, sin objetivos. Sabía algo de inglés, francés, alemán, italiano y portugués. Tocaba un poco la flauta. Podía…

"Los gorriones no me permitían conciliar el sueño"