Discernimiento

Discernimiento es una de las palabras más comunes en el lenguaje del papa Francisco.

Es normal: aparece un elemento esencial de la espiritualidad jesuita.

Al hablar de descernimiento podemos entender algo así como

“identificar la voluntad de Dios para seguirla”.

“Comúnmente el enemigo de nuestra humana naturaleza tienta más bajo apariencia del bien cuando uno se está ejercitando en el camino iluminativo” (san Ignacio de Loyola).

DiscernimientoSe encontraba nuestro Don Bosco en el ajetreo de sus primeros años de oratorio.

En aquellos días varios creyeron detectar en él algunos rasgos de locura; y la marquesa Barolo decide intervenir.

Las Memorias del Oratorio narran, con una delicadeza y exquisitez propias solo del que lo ha vivido, el dialogo entre los dos.

(Aconsejo encarecidamente que los amigos de Don Bosco lean y vuelvan a leer ese párrafo del capítulo 22).

El diálogo comienza con tonos de delicadeza materna por parte de la marquesa.

Don Bosco, que es el que lo relata, se mantiene sereno como esperando la jugada de la que se siente ganador.

Ante el requerimiento de “piénselo usted bien” Don Bosco afirma:

“Ya lo he pensado; he consagrado mi vida al bien de los jóvenes”.

En este momento la marquesa le aborda con cierto aire de impaciencia:Discernimiento

“¿Así que prefiere usted sus vagabundos a mis instituciones? Queda usted despedido desde este momento”

Y Don Bosco, con aire de confianza casi infinita, añade:

“Acepté el despido abandonándome a lo que la Providencia dispusiera”.

Uno de los criterios del discernimiento es vivir un proceso creciente de libertad interior, y en esto Don Bosco estaba bien entrenado.

Optó por los jóvenes; y hoy la familia salesiana es heredera de un elemento importante de la espiritualidad salesiana: libertad para acertar en las muchas encrucijadas de nuestra vida.

Gracias Don Bosco, por haber hecho aquella opción.

¡Mira que si hubiese optado por el Refugio de la marquesa Barolo en lugar de los jóvenes….!

A nosotros nos queda seguir mirando-leyendo-estudiando-imitando a Don Bosco.

De nuestras generosas opciones se beneficiarán otros muchos, así como nosotros somos beneficiarios de aquel

“Ya lo he pensado, señora marquesa”

 

DiscernimientoEusebio Martínez Aguado

Delegado Nacional

“Ya lo he pensado, señora marquesa” (Don Bosco)

Discernimiento a pie de patio

DON BOSCO en España

Año CII Enero/Febrero 2021 Nº 749

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.