El ser humano del futuro

El ser humano del futuro: Cuatro opciones que baraja la ciencia.

El aspecto que tendrá el ser humano dentro de cientos, miles o millones de años a mí no me preocupa.

Vete a saber dónde estaré yo (o vosotros) en esos momentos: hecho polvo, como es natural.

Pero los científicos le están dando la vuelta al asunto, aunque no se ponen de acuerdo. Como también es natural.

¿Nos convertiremos en inviduos más altos, sanos y esbeltos?

Se trata de una fantasía generalizada, pero algunos investigadores apuntan a panoramas más realistas y otros creen que ni siquiera sufriremos cambios dignos de reseñar.

Las teorías más extraordinarias dibujan un futuro de ciencia ficción, en el que podríamos convertirnos en organismos cibernéticos dotados de dispositivos mecánicos para mejorar las limitadas capacidades biológicas con las que hemos nacido, e incluso hay quien apunta que acabaremos digitalizando nuestras conciencias para conseguir una inmortalidad cibernética.

La tecnología y el desarrollo de la medicina, el cambio climático y la destrucción de los ecosistemas de la Tierra, la gigantesca migración que hemos protagonizado como especie y quizás el más extraordinario viaje que nos espera, la conquista de otros planetas para convertirlos en hogares habitables, pueden influir en nuestra futura apariencia tanto como en nuestras vidas.

Estas son las principales hipótesis al respecto:

1.- La evolución ya se ha detenido.

Tendremos que aprender a vivir tal y como somos.

2.- Mujeres más bajas y rellenitas.

Esto no les gustará a unas amigas mías.El ser humano del futuro

No lo digo yo, sino unos investigadores.

Según el biólogo evolutivo Stephen Stearns, de la Universidad de Yale, las mujeres del futuro serán más bajas (dos centímetros menos), más rellenitas (dos kilos más) y más fértiles.

Además, tendrán un corazón más sano que el de las mujeres actuales. Todo eso ya para el año 2409. No queda tanto. Así que tranquilas.

Y algunos atribuyen gran importancia a la selección de la pareja sexual para garantizar hijos más sanos.

Una selección a la que la tecnología puede dar un giro, ya que permitirá obtener descendencia sin enfermedades, más fuerte y saludable y, por lo tanto, también más atractiva.

3.- Una inmortalidad electrónica.

El movimiento conocido como transhumanismo que confía en las nuevas tecnologías para trascender al mundo biológico y mejorar las capacidades mentales y físicas del ser humano.

Una de las ideas más extremas del transhumanismo es la inmortalidad electrónica.

Que el cerebro de una persona pueda «escanearse» átomo a átomo para transferir sus pensamientos a un ordenador.

4.- Colonias fuera de este mundo.

En el futuro, la colonización de otros planetas puede dar lugar a una situación insólita.

Congéneres de la especie humana absolutamente aislados durante un prolongadísimo espacio de tiempo.

¿Podrían producirse cambios evolutivos?

Sin embargo, a pesar de que poblaciones de lugares como Australia, Papúa o Nueva Guinea han permanecido parcialmente aisladas durante 30.000 años, no se produjeron cambios espectaculares.

¿Qué piensan ustedes de  todas estas teorías?

Yo no pienso nada. Conmigo que no cuenten. Yo no estaré ahí para contarlo.

 

El ser humano del futuroLuciano García Medeiros

2 thoughts on “El ser humano del futuro

  1. Interesante artículo este del SER HUMANO DEL FUTURO, y estoy totalmente de acuerdo con la conclusión a que llega el autor.
    Así que, conmigo que tampoco cuenten, además de mejor no pensar nada sobre las diferentes teorias que se barajan.

  2. Tengo mucho respeto por la ciencia y por el trabajo de los científicos. No se como será el hombre del futuro y si hay varias teoriías es que no hay nada firme sobre el tema. A mi se me ocurre pensar, que viendo hacia el pasado, del cual al menos tenemos datos, se ve que el hombre no ha evolucionado mucho en algunos aspectos que me parecen importantes. El ser humano sigue con los egoismos, odios e indiferencia desde hace 8.000 años. No se vislumbra en el ser humano una actitud global para eliminar la pobreza, la miseria en todo el planeta. No se prevé, ni siquiera a largo plazo, una disposición de cuidado con el resto de los seres vivos, plantas y animales. No disminuye el número de especies en peligro de extinción. No existe ningún pais que siga las enseñanzas de Jesús, de amor al prójimo. Si queremos cambiar ese futuro tan negro, solo podemos empezar por cambiar cada uno de nosotros, y convertirnos en el mejor ser humano posible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.