El sueño de Juan Bosco que quisieran tener los estudiantes

El sueño de Juan Bosco que quisieran tener los estudiantes, seguramente.

Durante sus cuatro años de estudiante en Chieri, Juan dio muestras de que, además de su prodigiosa memoria y de su ingenio, le ayudaba en sus estudios alguna otra secreta virtud.

Tal es la opinión de muchos de sus antiguos condiscípulos que dieron fe del hecho siguiente:

Una noche soñó que el profesor había señalado el tema para determinar los puestos de mérito de la clase y que él estaba haciéndolo.

Apenas se despertó, saltó del lecho y escribió el trabajo señalado, que era un dictado en lengua latina; después, comenzó a traducirlo, haciéndose ayudar de un sacerdote amigo suyo.

El sueño de Juan Bosco que quisieran tener los estudiantesA la mañana siguiente el profesor dictó el tema en la clase para señalar el orden de mérito entre los alumnos, trabajo que era precisamente el mismo con que Juan había soñado; de forma que, sin necesidad del diccionario y en muy breve tiempo, lo escribió inmediatamente tal como recordaba haberlo hecho en el sueño, con las oportunas correcciones que le hiciera el amigo, consiguiendo un completo éxito.

Interrogado por el maestro, expuso ingenuamente lo sucedido, causando en éste verdadera admiración.

En otra ocasión Juan entregó la página de su trabajo tan pronto, que al profesor no le parecía posible que hubiese podido superar, en tan breve tiempo, tantas, dificultades de orden gramatical; por eso leyó atentamente el tema que Juan le había entregado.

Dudando del origen de aquel trabajo, le pidió que le presentase el borrador.

Juan obedeció causando nuevo estupor en el profesor.

Este había preparado el tema la tarde anterior y como lo considerase demasiado largo, había dictado a los alumnos solamente la mitad.El sueño de Juan Bosco que quisieran tener los estudiantes

En el cuaderno de Juan lo encontró completo; ni una sílaba más, ni una sílaba menos.

¿Cómo se podía explicar aquel fenómeno?

No era posible que en tan poco tiempo el alumno hubiese copiado el original, ni que hubiese penetrado en su habitación, pues la pensión en que se hospedaba Juan estaba muy lejos de la casa del profesor. ¿Entonces?

Bosco puso las cosas en claro:

—He tenido un sueño en el que vi el tema.

Por éste y por otros acontecimientos semejantes, los compañeros de la pensión le llamaban el soñador.

 

SUEÑO 4.—AÑO DE 1831.

(M. B. Tomo I, pág. 253)

 

 

2 thoughts on “El sueño de Juan Bosco que quisieran tener los estudiantes

  1. En la vida hay muchos sueños que podemos hacer realidad, si empeñamos nuestra voluntad en ello. Yo ahora tengo un pequeño sueño: Que la cena virtual de la Fundación Lusekelo sea capaz de sufragar las 23 becas de Kamakechi, para que 23 niños puedan hacer sus estudios.

  2. El único recurso válido para sacar bien los exámenes es el esfuerzo. Aunque hay estudiantes que intentan usar triquiñuelas para aprobar sin haber estudiado. Dado el fracaso escolar y el bajo nivel de nuestros estudiantes el gobierno deja que los alumnos pasen de curso con varios suspensos. Don Bosco estudiaba aprovechando los ratos libres que le dejaban los trabajos que realizaba; lo normal era estudiar con esfuerzo y sacrificio. Lo del sueño fue una anécdota.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.