Es el momento de implementar grandes cambios

Es el momento de implementar grandes cambios

Estimados amigos:

A partir de este mes me reincorporo al trabajo en la Ejecutiva Confederal, no sin antes darle las gracias a Jaime, quien tan gentilmente asumió mis responsabilidades, y a toda la Ejecutiva Nacional en general.

En estos meses se han desarrollado las reuniones de:

La vida institucional se desarrolló de forma telemática.

No nos queda otra opción que ser responsables y evitar riesgo, pues lo importante es no detenernos.

Nos espera un nuevo año lleno de retos.

No podemos desaprovechar la oportunidad que nos brinda la crisis.

Es el momento de implementar los grandes cambios, que quizás necesite nuestro movimiento.

Fuimos testigos del gran sufrimiento de muchas personas tanto por pérdidas personales como materiales.

Todo apunta a que la recuperación económica será difícil y prolongada.

Si nos esforzamos, podremos encontrar la manera de ser útiles a la sociedad, sobre todo a los más jóvenes.

Nos toca ser creativos y desprendidos, ponernos en el lugar del otro y ser constantes.

De este tema hemos hablado varias veces.

En junio concluye nuestro periodo como directivos, y hay que preparar la próxima Asamblea Confederal, ya sea telemática o presencial, conforme a como se presente la situación sanitaria del país.

Sabéis que este fin de mes se ratificará el censo de asociados.

Las asociaciones que se encuentran al corriente con su participación en las cuotas anuales, obtienen el derecho a participar en la toma de decisiones.

No sólo es un derecho, también es un deber para todos los antiguos alumnos, formados para dirigir, no sólo para ser dirigidos.

Esta irrenunciable oportunidad es una muestra del compromiso adquirido como asociados, y la más importante respuesta a nuestra pertenencia a un grupo de la familia salesiana.

Al despedirme, os renuevo el deseo de la Ejecutiva Confederal en general, y en mi propio nombre, de que lo más pronto posible se reinicie el trabajo en las asociaciones que se han visto obligadas a suspender su vida asociativa, y a las demás pedirles que intensifiquen su labor, todo en bien de los asociados, y juntos trabajar por los demás, por quienes todavía están fuera de la asociación, para que a partir de nuestro ejemplo, se decidan integrar y participar en las asociaciones.

Que Don Bosco santo interceda por todos nosotros para salir pronto y bien de este momento que vivimos y para el que no estábamos preparados.

 

Es el momento de implementar grandes cambiosFernando Núñez Arce

Presidente Nacional

 

DON BOSCO en España

Año CII Enero/Febrero 2021 Nº 749

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.