Espíritu navideño

El espíritu navideño nos acompañó, en alguna medida, en estas últimas navidades.

En las celebraciones, con más o menos intensidad, por el virus, en general, ese espíritu navideños fue visible, sobre todo a los menos afectados por la pandemia, tanto a nivel de salud como de economía.

¿Cómo se puede definir el Espíritu Navideño?

Podríamos decir que es un sentimiento que nos llena de alegría y fraternidad.

Nuestro entorno recuerda la época que estamos viviendo: las calles engalanadas con motivos navideños que por la noche se iluminan de vivos y brillantes destellos; los escaparates con Nacimientos, árboles adornados,  Papá Noel, los Reyes Magos…

Mientras suenan hermosos  villancicos, haciendo que respiremos alegría y se nos contagie.

La mayoría nos sentimos más alegres, más abiertos y en nuestras relaciones nos mostramos más cercanos, más solidarios.

Es también momento de reencuentros y a veces, de reconciliación.

Por otro lado, por hallarnos en un inminente año nuevo, nos proponemos cambios y metas con ilusión y esperanza.

Aunque la Navidad es una fiesta religiosa, no siempre es en lo que más hincapié se hace.

Se han convertido en unas fiestas que trascienden su verdadero sentido.

Han evolucionado a una festividad generalizada para creyentes y no creyentes.

Tienen unos tintes muy distintos para los que principalmente, conmemoran el nacimiento de Jesús y para los que celebran una fiesta básicamente, de encuentros con familia y amigos compartiendo banquetes y presentes, siendo a veces quizá, demasiado consumistas.

Sin embargo, a pesar de ello, siempre llevan consigo un halo de júbilo y confraternidad.

Teniendo en cuenta que las Navidades, para muchos, son momentos en que nos relajamos, nos sentimos más alegres, más emotivos, más comprensivos, más empáticos, en definitiva con  una actitud muy positiva que nos aporta paz, serenidad y optimismo, sería muy beneficioso para nosotros mismos y para nuestro entorno, que conserváramos esa actitud durante todo el año.

Se trata de que tengamos muy presente el estado de ánimo que hemos mantenido durante esta época, el sentimiento interno que hemos experimentado, los hechos que nos han satisfecho, la plenitud de la que hemos gozado, en resumen, cada una de las sensaciones agradables que hemos sentido por las distintas circunstancias que hemos vivido internamente, o con los demás.

Y siendo que empieza un año nuevo podemos tener más motivación para proponernos intentar mantener este Espíritu Navideño, durante todo el año o por lo menos, el mayor tiempo posible.

Pienso que merece la pena intentarlo.

 

Espíritu navideñoMaite Serra Sorribes

One thought on “Espíritu navideño

  1. Yo invito a los lectores a no quedarse en la superficie y en el sentimentalismo al hablar de la Navidad. Tenemos que profundizar en su sentido, que es ni más ni menos, el sentido cristiano. la cercanía de todo un Dios que se hace uno con nosotros. Hay cosas de la Navidad que no mueren: su espíritu perdura a lo largo del año- Nosotros podemos hacer que todos los días de este año 2022 sea navidad, viviendo los auténticos valores de la Navidad: con la cercanía a los que sufren, con la ayuda a los necesitados, con el perdón, con la alegría, etc…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.