Hola José Antonio

Hola José Antonio, me han encomendado escribir algo sobre ti para publicar en Vigo Bosco.

Se me ocurrió escribirte una carta.

Querido José Antonio: te cuento que el lunes 27 de junio, en la eucaristía de acción de gracias por ti, me vinieron a la mente muchos recuerdos.

En primer lugar,

la fotografía, junto con tu hermano Adolfo, vestidos de monaguillos en el momento de poner la primera piedra del que sería tu colegio.

Ahí desarrollarías tu gran vocación de educador y gran maestro muy salesiano, con tu lema “la educación es cosa del corazón”.

Todos esos niños y niñas (cuando se hizo mixto) siempre te llevarán en su corazón ya que has dejado una huella grande.

En segundo lugar,

fuiste de los primeros catequistas de la parroquia de María Auxiliadora, animados por don Fila Arce.

Creaste junto con tu hermano Adolfo, Daniel Peixoto, Severino Fernández y Francisco Rocha “estudios lapeiferoch” donde elaborabais montajes de diapositivas y bandas sonoras para los festivales.

En tercer lugar,

tu afición por el teatro con el grupo Realidades y pasados unos años con ATI (aula de teatro infantil) poniendo en escena muchas obras:

“si los niños gobernáramos”, “sonrisas y lágrimas”, “Annie”, “Jesucristo superstar”… Los encuentros de las familias del grupo ATI en la casa rectoral de Sabarís…

También los libros escritos por ti que me regalaste: “el arte de aprender a vivir” y “poesía joven” y las postales de navidad que enviabas para felicitar las fiestas.

Las tardes haciendo manualidades en “casa Deo”, las celebraciones de los cumpleaños,  las partidas de cartas entre Deodato, Agustín, tú y yo, en las que hacíais simpáticas trampas.

¡Qué tiempos aquellos! Supongo que ahora estaréis los tres echando una partida de cartas, con trampas también.

En este momento que te escribo os veo y el recuerdo me hace sonreír.

Recuerdo también los artículos que escribiste para la revista Vigo Bosco que ahora me vienen a la mente:

“saber que se puede”, “carta de un hijo a sus padres”, “decálogo del educador/a”, “la carpintería. Tenemos que ver el lado bueno de cada uno”, “tú y los demás: piensa… y sonríe…”, “claves para educar mejor a los hijos”, “decir `no´ también es educar”, “los niños felices. si todos pudiéramos vivir como niños seríamos más felices”, “reflexiones de un maestro”, “educa con educación”, “carta abierta a los padres”, “educar para la vida”, “un niño burbuja”, “mi vida de maestro” y la última “no hay derecho”.

Hola José Antonio
Esta foto me la envío el 24 de mayo, poco antes de fallecer.

No hay derecho que te fueras tan pronto, al tiempo que me alegro, ya que te fuiste un 24 de junio, onomástica  de san Juan Bosco y día mundial del antiguo alumno y también nuestra conmemoración mensual del día de María Auxiliadora.

Recordarás que dos antiguos alumnos de don Bosco, Carlos Gastini y Félix Revligio le regalaron dos corazones de plata, un 24 de junio.

Don Bosco se emocionó mucho y tú, como antiguo alumno y enamorado de don Bosco, te fuiste con él.

Doy gracias a Dios por haberte conocido y compartido vida y ya no sigo más porque se haría muy larga.

Termino la carta  con un fragmento de la letra de tu poema que escribiste recién jubilado, después de 40 años dedicado a la enseñanza, hará ahora cuatro años.

“ven, sube a mi barca y rema conmigo.

juntos navegaremos

en los mares de cada libro”.

Y como dijo don Bosco “os espero a en el paraíso”, ahí espero que nos encontremos.

Dia de confraternidad en MorgadansBegoña Fernández Prado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.