La cinta mágica

La cinta mágica 1845, sueño núm. 11

“Me pareció encontrarme en una extensa llanura, cubierta por un número incontable de jóvenes.

Unos peleando, otros decían groserías.

Aquí se robaba, allí se falta a la modestia.

Una nube de piedras, lanzadas por bandos que hacían la guerra, volaba por los aires.

Eran muchachos abandonados por sus padres y de costumbres corrompidas.

Estaba ya a punto de irme de allí, cuando vi a mi lado a una Señora y me dijo:

– Tienes que ir hacia esos jóvenes y actuar.

Fui hacia ellos, pero ¿qué hacer?

No había sitio donde colocar a ninguno; quería hacerles el bien.

Me dirigía a personas que estaban mirando desde lejos y que habrían podido ayudarme mucho, pero nadie me hacia caso y ninguno me ayudaba.

Me volví entonces hacia aquella Señora, la cual me dijo:

– Aquí tienes un sitio; y me señaló un prado.

– Pero aquí, dije yo, no hay más que un prado.

Ella respondió:

– Mi Hijo y los Apóstoles no tenían ni un metro de tierra donde apoyar la cabeza.

Empecé a trabajar en aquel prado.

Aconsejaba, predicaba, confesaba, pero veía que mi esfuerzo resultaba inútil para la mayoría.

Se necesitaba un sitio cercado y con locales donde recogerlos y donde albergar a algunos totalmente abandonados por sus padres, desechados y despreciados por todo el mundo.

Entonces aquella Señora me llevó un poco más hacia allá, hacia el norte, y me dijo:

– ¡Mira!

Y vi una Iglesia pequeña y baja, un patio chiquito y muchos jóvenes.

Empecé otra vez mi labor.

Pero resultando ya estrecha esa Iglesia, recurrí de nuevo a la amable Señora y Ella me mostró otra Iglesia bastante más grande y con una casa al lado.

Me llevó después un poco más allá, hasta un terreno cultivado, casi frente a la fachada de la segunda Iglesia.

Y añadió:

La cinta mágica– En este lugar, donde los gloriosos mártires de Turín, Adventor y Octavio, sufrieron su martirio, sobre esa tierra bañada y santificada con su sangre, quiero que Dios sea honrado de modo especialísimo.

Y, así diciendo, adelantó un pie hasta ponerlo en el punto exacto donde tuvo lugar el martirio y me lo indicó con precisión.

Quería yo poner una señal para encontrarlo cuando volviese por allí, pero no encontré nada: ni un palito, ni una piedra; con todo, lo fijé en la memoria con toda exactitud.

Corresponde exactamente al ángulo interior de la capilla de los Santos Mártires, del lado del Evangelio de la Iglesia de María Auxiliadora.

Mientras tanto, yo me veía rodeado de un número inmenso, siempre en aumento, de jóvenes; y al pedirle ayuda a la Señora, crecían los medios y el local; y vi, después, una grandísima Iglesia, precisamente en el lugar en donde me había hecho ver que sucedió el martirio de los Santos de la región de Tebea, con muchos edificios alrededor y con un hermoso monumento en medio.

Mientras sucedía todo esto, siempre soñando, tenía como colaboradores sacerdotes que me ayudaban en un principio, pero que después se iban.

Buscaba con grandes trabajos atraérmelos, y ellos se iban poco después y me dejaban solo.

Entonces me volví de nuevo a aquella Señora, la cual me dijo:

– ¿Quieres saber cómo hacer para que no se te vayan más? Toma esta cinta y átasela a su cabeza.

Tomé con reverencia la cinta blanca de su mano y vi que sobre ella estaba escrita una palabra:

obediencia.

Ensayé en seguida lo que la Señora me indicó y comencé a atar la cabeza de algunos de mis colaboradores voluntarios con la cinta y pronto vi un cambio grande y en verdad sorprendente.

Este cambio se hacia cada vez más notorio, según se iba cumpliendo el consejo que se me había dado, ya que aquellos dejaron el deseo de irse a otra parte y se quedaron, al fin, conmigo.

Así se constituyó la Sociedad Salesiana.

Vi, además, muchas otras cosas que no es ahora el caso de manifestarlas (parece que aludía a grandes acontecimientos futuros).

Baste decir que, desde aquel tiempo, yo caminaba sobre seguro, lo mismo respecto a los Oratorios que respecto a la Congregación, y sobre el modo de relacionarme con toda suerte de autoridades.

Las grandes dificultades que habrán de sobrevenir, están todas previstas y sé cómo hay que superarlas.

Veo con claridad muchas cosas que iban a suceder en el futuro.

Por eso después de haber visto casas, iglesias, colegios y religiosos que me iban a colaborar, empecé a hablar de todo esto, y a contarlas como si ya fueran realidad.

Por eso algunos me creyeron loco o que disparataba…

La Virgen me había informado….

 

La cinta mágica, sueño 11

1845 (MB. 2,229-231)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.