La soledad de los mayores

La soledad de los mayores, es algo preocupante en la sociedad actual.

Unos enfermeros contaron el recibimiento que se le hizo a una monja, al regresar a su monasterio desde el hospital.

Sorprendidos, comparaban la buena acogida que tuvo la monja con la nula acogida que tuvo un anciano al que acababan de dejar en su casa.

Este hecho me da pie para decir una palabra sobre los ancianos que están solos.

No porque no tengan familia, sino porque la familia no tiene tiempo para ellos.

Los dejan en residencias, a veces pagando buenas sumas de dinero, para que otros se ocupen de ellos.

Y lo que necesitan esas personas, además de cuidados, es afecto, amor, cercanía, compañía.

Lo que les sobra es la soledad.

Si hoy Jesús tuviera que repetir esa palabra sobre los niños: “dejad que se acerquen a mí”, es posible que, en vez de niños, hablase de ancianos: “dejad que los ancianos se acerquen a mí”.

Porque los niños, en la sociedad en que se movía Jesús eran personas marginadas, consideradas inútiles por improductivas.

Abundaban tanto, que sobraban y estorbaban.

Hoy, en nuestras sociedades occidentales, se han convertido en los reyes y princesas de la casa.

Por el contrario, en tiempos de Jesús, los ancianos eran escasos y muy respetados, se consideraban un ejemplo para todos y se admiraba su sabiduría.

Hoy, los ancianos abundan, sobran, son los que ocupan socialmente el puesto de los niños en tiempos de Jesús.

La palabra de Jesús sobre los niños es una palabra de solidaridad con la marginación.

Sacada de su contexto social puede desvirtuarse.

Por eso digo que, en el contexto de hoy, quizás Jesús la aplicase a los ancianos, sobre todo a esos ancianos abandonados, solitarios, nostálgicos de amor.

Uno de los mayores temores de hacernos mayor, es de quedarnos solos.

La soledad puede afectar a la calidad de vida y la salud de las personas mayores.

En muchas ocasiones, la soledad no es una decisión propia, sino algo que la vida nos impone.

Por eso es muy importante conocer distintas soluciones a la soledad de las personas mayores.

Según el INE, hasta 4,7 millones de personas mayores viven solas en España y casi un tercio de estas son mujeres.

Las cifras son sorprendentes y nos llevan a preguntarnos cómo podemos evitar este aislamiento social que sufren los ancianos.

Este aislamiento puede estar causado por muchos motivos, como la pérdida de un ser querido o el padecer problemas de salud.

Estos problemas se incrementan si se trata de una persona mayor de bajos recursos económicos o si se produce un alejamiento de los familiares.

Cómo evitar la soledad en las personas mayores
Mantenerse activos

Sea cual sea nuestra edad, mantenernos ocupados es vital.

Pero tener la mente ocupada y funcionando durante la tercera edad, puede suponer una gran mejora en la calidad de vida.

Es recomendable que las personas mayores participen en asociaciones culturales, se inscriban en cursos o realicen talleres de todo tipo.

Realizar viajes o excursiones

Otra de las cosas más útiles que se pueden llevar a cabo para solucionar la soledad de personas mayores es el realizar viajes o excursiones.

Los conocidos viajes del Imserso son una excelente opción para que los ancianos disfruten del ocio y de lugares nuevos.

En muchas localidades, existen asociaciones de mujeres o clubs de jubilados, que organizan excursiones más cercanas y de poca duración.

Esta es una alternativa para todos aquellos ancianos que por problemas de salud o económicos, no puedan permitirse viajar durante largas estancias.

Terapias asistidas con animales

Se ha demostrado que la gente mayor que se encuentran solos o viven en residencias, consiguen beneficios emocionales al estar en contacto con animales.

Algunos ancianos no se comunican o no pueden expresar sus emociones y esto agrava el sentimiento de soledad.

Es por eso que el estar en contacto con perros o gatos, refuerza la comunicación afectiva y ayuda a una mejora de la salud emocional.

Todos necesitamos compañía, sin importar la edad que tengamos. Por eso, es muy importante saber cómo evitar la soledad en las personas mayores y conseguir que su calidad de vida mejore notablemente.

 

La soledad de los mayoresLuciano García Medeiros.

4 thoughts on “La soledad de los mayores

  1. La soledad de los mayores me parece un artículo acertado en los tiempos actuales y en especial con el agravante de la epidemia. Una reflexión para concierzarnos a fondo del problema para poder buscar soluciones, así como muy útiles los consejos. Felicitaciones

  2. La soledad de los mayores es un hecho que nos tiene que interpelar tanto a los jóvenes como a los mayores, pero también a los diferentes organismos de la Administración, para lograr que el número de personas que viven solas sea cada vez más reducido, en lugar de ir creciendo año tras año, como por desgracia ocurre en la sociedad actual.
    Todos debiéramos estar preocupados en la busqueda de soluciones a este problema, como muy acertadamente se dice en este artículo.

  3. El artículo «La soledad de los mayores», ya lo comenté anteriormente, pero quería apostillar lo mucho que me gustó el paralelismo que hizo el autor, entre los niños y los ancianos con relación a las palabras de Jesús

  4. Es una realidad muy triste y dramática la soledad de los mayores que viven solos porque ya no les queda familia, o no tienen hijos y se les ha muerto la pareja. Pero todavía es más lamentable la soledad de esas personas que viven solas -más bien malviven- y que tienen hijos o familiares y que no se interesen por ellos. Estoy seguro que si tuvieran algo que repartir mostrarían más interés.
    Donde más se manifiesta esta situación creo yo que es en los confesonarios. Ahí estos mayores se desahogan y buscan consuelo.
    Para mi, al menos, es un sufrimiento por no poder hacer nada más que escuchar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.