La unidad de los cristianos

La unidad de los cristianos es uno de los desafíos más grandes de la Iglesia Católica y en particular de los últimos Papas.

¿Cómo acercarnos a los no católicos? ¿Cómo llegar a ese “ut unum sint” del Evangelio de San Juan?

Las respuestas no son sencillas pero podemos acudir a estos santos por intercesión y ayuda:

San Andrés Apóstol

Es venerado como apóstol y santo tanto por los católicos romanos como por las iglesias ortodoxas orientales. Fue San Andrés quien fundó la iglesia de Constantinopla, actualmente sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

En el 2014 el Papa Francisco se reunió ahí con el Patriarca Bartolomé de la Iglesia Ortodoxa, considerado como el heredero del apóstol Andrés.

La razón de la reunión fue reforzar los lazos de amistad entre ambas iglesias cristianas, y apostar por una unidad. Presentó al apóstol como un referente de unidad entre ambas iglesias.

San Juan XXIII

Fue el Papa que inició el Concilio Ecuménico Vaticano II e inició a mediados del siglo pasado los diálogos con otras denominaciones cristianas y otras religiones.La unidad de los cristianos

En una ocasión indicó: “El supremo interés del Concilio Ecuménico es que el sagrado depósito de la doctrina cristiana sea custodiado y enseñado en forma cada vez más eficaz”.

Desde entonces, fueron muchos los que trabajaron por un mejor diálogo entre las facciones cristianas, por una mejor comunicación entre las religiones, y por una actitud de paz y comunión en los católicos.

San Juan Pablo II

No en vano lo llamaron el “Papa Peregrino”, ya que, además de haber viajado mucho, entabló diálogo de comunión y comprensión con todas las religiones posibles.

En el caso del cristianismo,  tuvo muchas oportunidades para crear puentes con las diferentes denominaciones importantes evangélicas.

Por ejemplo, en 1980, tuvo una reunión con Eduard Lohse, entonces presidente del Consejo de la Iglesia Protestante de Alemania.

Sin comprometer la doctrina católica, logró generar una conexión con los evangélicos alemanes; quienes, si bien en un principio lo recibieron hostilmente, terminaron por sostener un encuentro pacífico.

“Nos hemos dado cuenta hoy de cómo es enormemente más importante un solo encuentro humano y personal que mil documentos escritos enviados a Roma”, afirmó Lohse en aquel entonces.

Pidamos la intercesión de estos y los demás santos que lucharon por la unidad de los cristianos. Para que, como Cristo dijo: “Que sean uno, como Tú y Yo somos Uno” (Jn 17, 20-21).

Papa Francisco

Una de las claves del pontificado del Papa Francisco reside, según mi entender, en su apuesta firme por el diálogo. En este tema −como en otros muchos− se muestra en continuidad con el talante del Concilio Vaticano II

El Papa Francisco está convencido de que este diálogo es hoy más necesario que nunca. Lo es porque vivimos en un mundo muy plural, con gran diversidad cultural y religiosa.

Pero, además, en este mundo se detectan tensiones y odios, que sólo el diálogo puede ayudar a superar. Por eso, una tarea fundamental, que forma parte de la misión de la Iglesia, es fomentar el diálogo.

Concluyendo, el diálogo es una actitud que enriquece a la Iglesia, porque le ayuda a interpretar la Palabra revelada y a comprender la verdad. Al mismo tiempo, es un servicio que la Iglesia presta a la humanidad. Si somos capaces de dialogar con sinceridad, podremos encontrar soluciones a los problemas sociales y construir algo nuevo.

 

Religiosidad de temporadaLuciano García

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.