Notas históricas salesianas

Notas históricas salesianas a través de los lugares salesianos.

Seguro que todos sabemos algo acerca de los lugares salesianos en Italia y España, donde estuvo San Juan Bosco.

Con el fin de refrescar nuestra memoria, vamos a presentar y comentar brevemente estos lugares, ayudados por las orientaciones de Don Félix Domínguez (SDB).

Esperamos sirvan de recordatorio y sean del agrado de todos.

Colle Don Bosco

Es una pequeña colina a 259 m. sobre el nivel del mar.

Allí nació Don Bosco el 16 de agosto de 1815, en I Becchi, un grupo pequeño de casas, que debía su nombre al de una familia que había vivido allí.

Pertenece a Morialdo, del ayuntamiento de Castelnuovo, provincia de Asti y diócesis de Turín, a 35 km.

Se encuentra en medio de Castelnuovo, Butigliera y Capriglio.

La casa donde nació Don Bosco.

Francisco, el padre de Juan Bosco, durante 12 años fue casero de los señores Biglione en la granja que tenía en l Becchi, y vivía con su familia en la propia granja.Notas históricas salesianas

Su contrato consistía en entregar a los señores dos tercios de la cosecha de cada año.

Se casó a los 21 años y tuvo dos hijos: Antonio y Teresa.

A los pocos años murió su esposa y su hija.

Al enviudar se casó con Margarita Occhiena y tuvieron dos hijos: José y Juan.

José nació el 8 de Abril de 1813 y Juan el 16 de Agosto de 1815.

Francisco, con sus ahorros, compró l.900 ms. de tierra y una bodega con un establo contiguo, el 8 de Febrero de 1817.

Tres meses después, el 11 de Mayo de 1817, una fulminante pulmonía lo llevó a la muerte. Tenía 33 años.

Después de la muerte de Francisco, Margarita Occhiena (29 años), Antonio, José, Juan y la suegra (65 años), continuaron en la Granja hasta el 11de Noviembre de 1817.

La casa de la Granja fue comprada por los salesianos en 1929.

La casa donde vivió Juan Bosco

Notas históricas salesianasAl no vivir ya el padre, la familia tiene que salir de La Granja.

Mamá Margarita necesitaba una casa y pensó acondicionar el cobertizo que 3 meses antes había comprado Francisco.

Aquella casa era la más pobre de I Becchi: era una adaptación del cobertizo, hecha sin medios económicos.

El 17 de Noviembre de 1817 la familia se trasladó a este improvisado hogar, al que conocemos como «La Casita de Juan Bosco».

La casita medía 12 m. de largo, por 3 de ancho y 4,5 de alto. Constaba de planta baja y superior.

Más tarde Mamá Margarita compró el granero y el desván.

Dentro de su pobreza, Mamá Margarita siempre tuvo la puerta abierta a todo el que lo necesitara.

Juan Bosco aprendió de su madre a acoger y hacer el bien a todos.

En la habitación donde dormían los tres hermanos, Juan Bosco tuvo a los 9 años el célebre sueño que orientó su vocación, a pesar de las dificultades económicas que tenía la familia.

Antonio y José construyeron sus propias casas hacia 1839 a pocos metros de la de Mamá Margarita.

Por todo ello, la casita donde había vivido Juan Bosco quedó deshabitada y se usaba como depósito para forrajes y aperos agrícolas.

Entre 1891 y 1901 Don Miguel Rúa mandó arreglar el techo y las paredes y Don Pablo Albera compró la casa Cavallo y la casa Graglia que estaban al lado de la casa de Mamá Margarita.

Para don Bosco en sus años de estudiante y seminarista, I Becchi fue siempre un lugar de reposo y estudio.

Cuando enfermó en 1846 regresó a I Becchi para cuidar su quebrantada salud.

Al recuperarse, invitó a su madre a que fuera con él a Turín para ayudarle en su trabajo en el Oratorio.

A sus 58 años Mamá Margarita se trasladó con Don Bosco. Vivió 10 años más haciendo de madre y entrañable educadora con los chicos del Oratorio. Murió dando su vida por ellos. Está introducida la causa de su beatificación.

La casa de José.

Cuando José se casó, construyó el mismo su casa y tuvo la delicadeza de reservar para su hermano Juan una habitación para que le sirviera de dormitorio y lugar de trabajo.

Más tarde le cedió otra en la planta baja, que Don Bosco transformó en una capilla a la Virgen del Rosario, que inauguró el 8 de octubre de 1848.

Fue la primera capilla que Don Bosco dedicó al Señor ya la Virgen. Existe todavía y se puede visitar.

Desde 1848 a 1869 Don Bosco volvía todos los años desde Turín a primeros de octubre con sus muchachos a celebrar la fiesta de la Virgen del Rosario el 7 de octubre, a la que se unían los vecinos de I Becchi y de sus alrededores.

José hospedaba generosamente a Juan y a sus muchachos, dándoles comida y alojamiento.

Así I Becchi se convirtió en meta de los famosos paseos otoñales de Don Bosco y sus muchachos del Oratorio.

Iba la banda de música, con sus obras de teatro y otros elementos festivos.

Los párrocos y personas amigas de Don Bosco les proporcionaban acogida y alojamiento.

Estas visitas sirvieron también para dar a conocer la obra de Don Bosco.

El año que llegaron a Mornese se dio el providencial encuentro con María Mazzarello y sus compañeras, que dio origen al Instituto de María Auxiliadora.

El 2 de octubre, cuando Don Bosco se encontraba en I Becchi con sus muchachos preparando la festividad de la Virgen del Rosario, tuvo su primer encuentro con un chico de 12 años y medio, Domingo Savio, que le pidió que lo aceptara en su Oratorio de Turín.

Los descendientes de José donaron esta casa a los Salesianos.

 

Notas históricas salesianasAndrés de Paz Domínguez

Con la colaboración de Don Félix Domínguez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.