Personal sanitario y objeción de conciencia

Personal sanitario y objeción de conciencia es una cuestión muy importante y de actualidad.

La inmensa mayoría de los médicos y del personal sanitario ha escogido su profesión pensando que su tarea era sanar y, en todo caso, ayudar a los pacientes, pero en ningún caso matarlos, es decir no se sienten con vocación de asesinos.

En los países que formaban parte del llamado Occidente cristiano era indiscutible que su sistema de valores se basaba en la dignidad inherente a todos los miembros de la familia humana y de sus derechos iguales e inalienables como fundamento de la libertad, la justicia y la paz en el mundo.

Estos valores encontraron su formulación en La Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU del 10 de diciembre de 1948.

Pero pronto una serie de ideologías empezaron a cuartear estos derechos con nuevos presuntos derechos, como el derecho al aborto y a la eutanasia.

Como nuestro Gobierno participa plenamente de esta mentalidad anticristiana y antivida no tiene que extrañarnos que la ministra de Igualdad, Irene Montero, señalase su intención de regular la objeción de conciencia de los médicos para que «no esté por encima del derecho a decidir de las mujeres y que estas puedan abortar en un hospital público, cercano a su domicilio».

Es un argumento muy comunista y, por cierto, también muy nazi.

La inmensa mayoría de los médicos y del personal sanitario ha escogido su profesión pensando que su tarea era sanar y en ningún caso de matar.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) ha defendido que dificultar la objeción de conciencia del personal sanitario es «una mala solución que resulta inaceptable, ilegal e injusta».

Para un cristiano el libro de Hechos de los Apóstoles nos recuerda que «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres».

Y por ello, el seguimiento de la propia conciencia es un deber moral y religioso, que en el plano civil se fundamenta en el artículo 18 de la Declaración de Derechos Humanos:

«toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión».

Pero si el actuar contra la propia conciencia está mal, es mucho peor obligar a otro a actuar contra ella. Pasar por alto la conciencia de otro, ignorarla o presionarla, es atentar contra su dignidad.

San Juan XXIII, en el Catecismo Joven de la Iglesia Católica, en su versión inglesa, nos dice. «Hacer violencia a la conciencia de la persona es herirla gravemente, dar el golpe más doloroso a su dignidad. En cierto sentido es más grave que matarla» (nº 297).

Y Jesucristo en el evangelio de San Mateo afirma. «No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo» (Mt 10,28).Personal sanitario y objeción de conciencia

Nada hay peor que empujar a otro hacia el pecado y por ello, por mantenerse fieles a su conciencia, muchas personas han ido a la cárcel e incluso han sido ejecutadas.

Se discute si el presidente abortista de Estados Unidos puede o no recibir la Comunión. Recuerdo que para el Concilio Vaticano II el aborto y la eutanasia son prácticas infamantes (cf. GS 27) y que «tanto el aborto como el infanticidio son crímenes nefandos» (GS 51).

Es una doctrina mantenida a lo largo de los siglos y que siempre se ha considerado como causa más que suficiente para no permitir el acceso a la comunión a quienes no se han arrepentido y confesado.

Luciano García

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.