Los gorriones estaban muy alborotados

Los gorriones estaban muy alborotados. Es como si ya supieran lo que íbamos a hacer. Nos sentamos en el banco. Entonces Alba me indicó que sacara la flauta. Luego dijo a los pajarillos que yo iba a tocar para hablarles. A continuación me invitó a saludarlos. Así lo hice, repitiendo los sonidos de saludo que Alba me había enseñado. Enseguida cantaban repitiendo mi saludo una y otra vez. Y yo los entendía. Distinguía perfectamente su…

"Los gorriones estaban muy alborotados"