Tiempos de magosto

Tiempos de magosto es la gran fiesta de la castaña en Galicia. El magosto es una celebración popular de la cosecha de castañas.

Galicia rinde culto a las castañas

El magosto está a la vuelta de la esquina y las castañas, esos frutos del otoño que tanto apreciamos los gallegos, ya comienzan a estar maduras y listas para degustarlas.

El magosto es, en sí mismo, asar castañas al fuego para degustarlas, por lo general, acompañadas de un buen vino gallego, preferentemente tinto.

Esta tradición se hace cada año en cada pueblo, aldea y ciudad de Galicia, ya sea en pequeños magostos particulares o en grandes fiestas populares e incluso en los centros de enseñanza.

Tiempos de magostoEl magosto está muy presente en Galicia y es parte de nuestra historia, cultura y tradición.

Los magostos se celebran cuando es época de castañas y especialmente las dos primeras semanas de noviembre: entre el día de Todos los Santos (el 1 de noviembre) y el día de San Martiño (el 11 de noviembre).

Dice una tradición popular que con cada castaña que es asada y consumida se libera un alma del purgatorio y que ésta se une a la celebración del magosto.

Como bien es sabido, el refranero popular dice mucho de la cultura y costumbres de sus gentes.

Así, en Galicia tenemos uno que dice “Por San Martiño faise o magosto con castañas asadas e viño ou mosto” (Por San Martín se hace el magosto con castañas asadas y vino o mosto).

Y es que en estas fechas el crepitar de las castañas resuena en los hogares, calles y plazas de Galicia, acompañadas siempre de un buen vino, preferentemente el viño novo,  y también otros “aderezos” como los chorizos asados con pan y la queimada.

Historia del magosto en Galicia

Se cree que el magosto en Galicia tiene un vínculo directo con la celebración del Samaín, en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, una festividad pagana de origen celta que honraba el final de las cosechas y celebraba la llegada de un nuevo ciclo anual.

Posteriormente, la cristianización transformó esta festividad en el “Día de Todos los Santos”, el 1 de noviembre.

Además, la llegada de los romanos a Galicia trajo consigo muchas cosas, una de ellas fue la intensificación del cultivo del castaño.

Así, las castañas fueron un sustento básico para la población gallega durante siglos, y especialmente de los campesinos.

A finales del siglo XVIII se produjeron graves enfermedades que afectaron a los castaños de Galicia, por lo que su cultivo se empezó a sustituir por otros, principalmente el de la patata y el maíz.

Sin embargo, en las zonas más recónditas, y especialmente en Ourense y Lugo, muchos soutos (bosques de castaños) se mantuvieron al margen de estas enfermedades y por ello aquí se encuentran la mayoría de castaños centenarios de Galicia, habiendo ejemplares que rondan los 1.000 años.

El magosto, al igual que los castaños, se mantuvo vivo en Galicia durante miles de años hasta nuestros días.

Desde siempre ha sido una celebración en torno al fuego y las castañas asadas en la que vecinos, familiares y amigos se reúnen para comer, beber, bailar y adornarse la cara con ceniza.

 

Luciano García Medeiros

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.